HERNÁN SALVO: EL “PROFE” DE INGLÉS QUE FUE FLECHADO POR EL BOXEO


El director de la Confederación Americana de Boxeo (AMBC por sus siglas en inglés), Hernán Salvo, estuvo en Costa Rica durante el Continental Juvenil Jacó 2016 y quedó satisfecho de todo lo que vio dentro y fuera del ring.

Salvo fue nombrado en 2014 como director y relató que el boxeo lo flechó en corto tiempo, por lo que no cambia por nada del mundo su trabajo. Antes de formar parte de la dirigencia Salvo ejercía en el ámbito educativo como profesor de inglés.

“Ingresé en el año 97 a la Federación de Argentina por un Mundial Juvenil y en 2014 me nombran director, todo un honor estar en dicho cargo y servirle al boxeo del continente. Yo sinceramente nunca fui boxeador, pero reconozco en cada discurso que doy la valentía que tienen los chicos de subirse al ring y luchar por la victoria, es de reconocerles todo ese trabajo porque muchos son boxeadores que vencen el problema de las calles en zonas complicadas, son ejemplo de éxito y eso me enamora más de esta disciplina”, indicó el director de la AMBC.

Acotó que en su casa su hijo es un fiebre del boxeo, pero no sabe si a futuro lo practicará. “Él es el que lo entiende más, no sé si tocará verlo como boxeador, solo el tiempo lo dirá”.

Salvo se siente privilegiado al poder conocer nuevos países y culturas y quedó encantado de Jacó.

“La organización del Continental nos deja conformes, recibimos hospitalidad como hace un año en San José y en lo deportivo muy contento porque vimos prospectos que pronto le meterán presión a los elites de los diferentes países. Entre más competencia haya mejor para el boxeo de nuestro continente”, destacó Salvo.

Sobre el rendimiento de los países el dirigente reconoció que “me sorprendió Dominicana, trajo un buen grupo, luego de Costa Rica me gustó el 64 kg y 81 kg, sabemos que no es fácil para las federaciones mantenerlos activos porque a nivel general en el Continente falta más apoyo económico”.

Salvo agradeció a Costa Rica por su compromiso con la AMBC y la AIBA de mantener vivo el boxeo en el área.